Entre las putas hay muchas zorras peligrosas

100%

Tiger Woods

El manual de la buena puta, que aún no está escrito, tengo que pensar en redactarlo yo, a lo mejor lo publican y todo, indica en sus primeros parrafos que hemos de ser discretas, nos está permitido oir ver y callar y hemos de ser tumbas para lo que nos cuenten nuestros clientes. Yo en más de una ocasión me he encontrado con clientes por la calle, y ante la duda de saber si están o no acompañados, o vigilados que también es posible, no los saludo, si ellos lo hacen encantada estaré de charlar un ratito con ellos, incluso de tomarme un café (si invitan, claro, ya me encargaré yo de que quieran algo más), pero de ahí no debemos de pasar las buenas putas, hacer lo contrario implica que podemos meter a ese cliente en un gran lio, solo hay que imaginar una situación: su mujer a unos metros de él, seguro que le pedirá explicaciones, eso por lo menos.

Por eso me llama la atención que haya hombres que no sepan elegir, para un rato de folleteo, a putas discretas como somos la mayoría, putas que como mucho aspiramos a ser fijas en su más o menos pequeña agenda de sexo de pago. Curiosamente a más dinero que tienen estos hombres más meten la pata y más se van con zorrillas del montón que solo aspiran a glorias efímeras, a salir unos días en la TV pensando que alcanzarán la fama y la gloria. No se dan cuenta, pobres bobas, que no son ellas las que utilizan a ese hombre, solo lo desgracian, y con él al cliente, esas putillas del tres al cuatro lejos de utilizar a alguien más bien son utilizadas por las cadenas de TV para generar audiencia durante unos días y después… si te he visto no me acuerdo.


Seguro que después, pasada la tormenta mediatica se extrañan de que otros hombres no recurran a sus servicios, sobre todo hombres importantes y generosos que son los que más dinero dejan ¡Pero alma de Dios! ¿como va a pedirte un hombre más o menos conocido que folles con él si sabe que en dos patadas estás llamando a tu periodista de cabecera para que lo sepa todo el país?

Tiger Woods

Y no me extraña, en absoluto, que una chica que no tiene nada, camarerilla muchas veces, con contrato por horas y putilla a tiempo parcial haga algo así, al fin y al cabo es fácil dejarse deslumbrar por el faranduleo, es fantástico encontrarse con cincuenta o sesenta mil euros de golpe sobre la mesa para que cuentes los entresijos de un par de polvos. Después, durante unos días vendrán más euros, en menos cantidad pero ¿cuantos más? me temo que poco, o tienes algún talento natural que te haga despuntar en los medios o ahí te quedas, como mucho podrás quemar el último cartucho enseñando las tetas en alguna revista para hombres, pero revista de segunda fila, de cutrerío, nada de salir en algo como MAN y mucho menos en Mens & Healt. Resultado total: la nena se embolsó como mucho doscientos mil euros (bueno, dan según y como para saldar la hipoteca o meterse en ella) y mejor te retiras, a partir de ahí nadie querrá saber de ti.

Lo que me extraña, y mucho, es que haya hombres que caigan con estas chicas tan fácilmente, y si, hablo de tipos como Tiger Woods, que de un tiempo a esta parte no para de salir en medios de comunicación por unos cuantos polvos mal echados y con quien no debía, cosa que encima le está costando bastante más dinero que si desde un principio hubiese pagado por sexo a la persona adecuada, y en ciertos círculos se conocen a las adecuadas sin mayor problema, pero claro, el bueno de Woods prefirió follar barato, engañado quizás por la gratuidad del asunto, pero vamos a ver ¿como un tipo como él, que no es muy guapo además, puede llegar a pensar que una camarera del tres al cuatro se va a su cama sin esperar nada a cambio? ¿de verdad alguien cree que una actriz porno es discreta? es de género tonto llamarse Tiger Woods y pensar así, a una camarerita si le pones a su alcance un caramelo de varios miles de euros lo va a coger y tardará todo lo que pueda en soltarlo, y una actriz porno, que está deseando generalmente ser una actriz de las otras, perderá el culo por mostrar en la pequeña pantalla otros talentos que pueda tener y en este caso la ocasión se la pintan calva.

Y estoy alucinando yo con lo que le están costando los polvos al golfista (¿o lo dejamos en golfo a secas?), aparte de lo que ya pago por la jodienda, por silencios después de la jodienda y el coste de su matrimonio, aún sigue pagando.

Resulta que ahora está cagadito de miedo porque cualquiera de sus ex amantes (que bonito queda esto, yo no soy puta, soy amante y ex amante de muchos señores solventes) se le pueda acercar en el lugar menos pensado y montar el escandalo padre, así que no le queda otra que pagar guardaespaldas.

Joslyn James

En el próximo torneo de Augusta, en el que generalmente había unos doscientos policías para salvaguardar el orden entre las treinta mil personas que a él acuden cada año Woods pondrá noventa más para protegerse de estas muchachas indiscretas, y aún así de poco le vale, la actriz porno Joslyn James amenaza: irá al torneo de Augusta con un grupo de amigos y altavoces para dar la nota (hay que seguir exprimiendo a los programas del cuore, todo lo que den) ¿Podrá ganar un campeonato el Sr. Tiger con una actriz porno alocada diciendo tonterías por un altavoz? ¿la dejarán entrar a ella y a su altavoz?

En fin, queridos puteretes adinerados, personajes importantes de todos los ámbitos de nuestras vidas, dejense aconsejar por sus amigos que ya tienen experiencia y acudan, para relajarse, a las putas de toda la vida, esas que somos discretas y que cuando vemos una cámara o un micrófono salimos huyendo como de la peste. De lo contrario… atengase a las consecuencias. No se dejen deslumbrar por la camarerita joven que hay detrás de la barra del hotel de cinco estrellas donde se alojan y que les hace ojitos, después… les saldrá mucho más caro.

  • COMPARTIR
0 Comentarios