Traga, zorra, ¡si sabe a yogur!

0%

mamando polla con yogur

“¡Vamos tía, seas tonta, pero si sabe a yogur!” ¿Quién no ha escuchado alguna vez esta legendaria frase del mítico Santiago Segura? Nadie. Y también podemos dar fe de que algunos han utilizado alguna vez este sistema para que les coman la polla en un momento dado.

Y es que, claro, comer una polla no es un manjar confitero de Pascua precisamente, por mucho morbo que tenga el asunto sexual. Pero no nos vamos a engañar, si nos entra la vena remilgada, no nos meten una polla en la boca ni borrachas.

Todo cambia si te acabas de comer un yogur de Nestle con trozos de fresa, y cuando aún conservas el regusto fresíl, va tu compañero y rebaña todo el envase yogurero con la polla, para que te lo comas todo, todo y todo, hasta el último tropezón.

Hablando de tropezones, para tropezón el rabo rebañador de yogures de este chaval, ¿así quién se va a negar a esa cantidad láctea diaria recomendada por el Ministerio de Sanidad?

  • COMPARTIR
0 Comentarios