Sexo y todo lo demás a domicilio

100%

sexo virtual

Hoy en día se puede pedir de todo a domicilio: pizzas, comida de otros tipos, te pueden enviar libros, puedes comprar cualquier cosa por internet y en pocos días te la entregan a la puerta de tu casa, puedes hacer la compra del supermercado y en un rato te la traen, todo está al alcance de la mano desde tu casa. Las putas llevamos dando este servicio desde hace años, ya sabeis “salidas a hoteles y domicilios” sin mayor problema.

Leo una noticia en Antena 3 en la que parecen, y digo parecen, mostrarse preocupados por el auge de los servicios de sexo de pago a través del ordenador, ya sabeis, webcams y todas esas cosas, cuentan en la noticia que podeis leer vosotros mismos, que 27 de cada cien hombres recurrieron alguna vez al sexo de pago por internet, y no se si es verdad o mentira, tampoco se muy bien si a los que dan la noticia les jode o les parece fantástico, es que incluso parecen decirlo en modo de alarma, tal como si la prostitución tradicional fuese a acabarse en nada y menos, cosa que para muchos sería una bendición, tener a las putas fuera de las calles ¡qué alivio para más de cuatro ayuntamientos! ¿verdad?


No voy a hablaros yo de si es malo o bueno el cibersexo, o pasarse una hora contemplando las evoluciones de una chica por la cam, me imagino que si te apetece es muy bueno y gratificante, tal y como lo es tomarte unas ostras con champán si fuese el caso, así que nada que objetar. Eso si, me hace gracia el cierto tono de preocupación que muestran en la noticia, el adobo de realidad que le dan, como si fuese cierto que el sexo virtual, putas virtuales en definitiva, nos estuviesen desbancando a las de toda la vida, y es que no hay nada más lejano a la realidad.

El asunto de tanta chica con webcam, pienso, viene en gran parte dado por dos factores:

En primer lugar es una forma de trabajar cómoda y con la que me imagino que ganan un buen dinerito a final de mes. No sales de casa, trabajas calentita (calentando y ¿por qué no? calentandote también, que no faltarán casos de muchas chicas a las que les guste y se pongan cachondas), no te toca el cuerpo un cliente baboso y no tienes que soportar a un tipo, sudoroso, borracho o hasta arriba de cocaína sudandote encima mientras te folla (o lo intenta, que aún es peor). Vamos, que es como ser puta, si, pero sin soportar la que suele ser peor parte a veces.

En segundo lugar y últimamente está la crisis, muchas chicas ven en estas cams una salida, más o menos cómoda, a la falta bestial de trabajo, incluso en algunos casos (que lo he visto) no tienen ni que darse a conocer, no tienen por que mostrar su rostro a cámara, con lo cual en su círculo social siguen siendo unas respetables señoras o señoritas.

¿Pero realmente la proliferación de este sexo virtual termina o nos perjudica a las demás prostitutas? pues no, para nada de nada.

sexo virtual

En primer lugar, según dice la noticia, 27 hombres de cada 100 disfrutaron alguna vez de los placeres del sexo virtual, lo cual no quiere decir que esos 27 los disfruten a diario, o cada semana, o cada més, sencillamente un día decidieron conectarse a uno de estos servicios, lo pasaron bien o no les gustó y a otra cosa mariposa ¿Qué habrá algunos que se conecten con cierta frecuencia? pues claro que si, no digo yo que no, pero de los veintisiete a lo mejor son cinco y para de contar, esto no se sabe a ciencia cierta, porque los administradores de sexo virtual pueden contabilizar las visitas, pero no siempre si es el mismo visitante.

Otro dato que me indica que el sexo virtual, el logrado a través de internet, no es tan importante es mi blog personal y charlas con otras compañeras que trabajan o trabajaron anunciando sus servicios en internet. Mi blog personal está ahí como un “algo más” a veces en algún anuncio en el periódico lo añado por si algún posible cliente quiere verme antes de estar conmigo o algo por el estilo pero… lo cierto es que a través de él recibo a poquisimos clientes el grueso me llega o bien porque ya me conocen o bien porque me llaman a través de un anuncio en prensa (y muchos ni saben lo que es un blog, así que malamente me llegará por ahí). A muchas compañeras que se anunciaron en webs de diversa índole les sucedió tres cuartos de lo mismo, terminaron sacando sus fotos de ella y prescindiendo del servicio, en primer lugar porque gastaban un dinero en algo a través de lo que recibian muy pocos o ningún cliente, en segundo lugar porque hoy, si queremos poner anuncios en internet tenemos sitios gratuitos para hacerlo.

Por último hay algo que es evidente, cualquier persona prefiere el sexo real al virtual, y claro que si, el sexo gratis al sexo de pago, pero los que no obtienen sexo gratis en un momento dado y quieren sexo seguirán prefiriendo el real al virtual, dejando este último para un rato de solaz rápido en sus casas quizás, pero cuando quieren sexo real, del bueno, seguirán llamando a su puta de confianza para que vaya a su domicilio u hotel.

Es más, en muchas ocasiones me vino a mi muy bien eso del sexo virtual (gracias chicas de las cams) que ya me pasó alguna vez de acudir a una cita porque el cliente se puso palote viendo cochinadas por internet y claro… quería más.

Para terminar, hay otro dato que en muchas ocasiones los periodistas no parecen tener en cuenta, quieren informatizarnos e internetizarnos a todos, pero obvian el mundo real, y la verdad, yo no se cuantos ciudadanos tendrán internet en esos países del primerísimo mundo tipo Noruega, Suecia, Inglaterra o USA, pero si se lo que hay en España, y aquí, en nuestro país, un porcentaje altísimo de población no tiene Internet, sencillamente porque no le interesa (son mayores en muchos casos), otro porcentaje tiene internet y no le saca el partido que podría, ven un periódico (a veces) escriben algún correo y poco más, otro gran porcentaje (que me parece muy gilipollas) tiene internet para descargar cosas, lo que sea, he conocido a un caso que me preguntó que le pasaba a su ordenador que no iba, debió de pensar que la capacidad del cacharrito era infinita y se puso a descargar películas (las que fuesen, le daba igual, eran gratis y las quería todas, hasta las que no le gustaban) como un loco hasta que llenó el disco duro. Total, que si llegamos a un diez por ciento que verdaderamente sabe usar Internet y lo usa de forma rápida y útil me temo que ya será mucho.

sexo virtual

El resultado de esto tiene una clara traducción: millones de personas jamás compran nada por internet, ni sexo de pago, ni una cámara de fotos en Amazon.com, ni las entradas para ir al cine, miedo, mucho miedo ¡uuuuuh! ¡me copiarán el número de mi tarjeta! ¡me timarán! ¡me lo robarán todo por internet! ¡me piratearán el ordenador! encima de esto, todo el mundo conoce a alguien al que le pasó ¿toda esta tropa va a comprar sexo de pago alegremente? ¿dar su número de tarjeta para que les cobren algo? ¡Ni borrachos! Se pierden así, por su miedo, un mundo de cosas en las cuales no pocas veces se ahorrarían un buen dinerito pero bueno, no es mi problema, allá cada quien con lo que quiere aprender, que el cacharrito está ahí al alcance de los dedos.

Pero eso si, resulta que tenemos un bajisimo porcentaje de internautas que comprarán sexo de pago y virtual por puro miedo o desconocimiento, y con las cosas así ¿alguien cree que esto va a quitarnos el sitio a las prostitutas de toda la vida? alguno dirá, que ese miedo poco a poco se va perdiendo y la clientela irá aumentando, vale puede que si pero ¿de verdad alguien prefiere el sexo virtual, hacerse una paja ante el ordenador, a follarse a una mujer de verdad? Ya me contareis, pero yo pienso que eso sucederá en ocasiones, nosotras siempre estaremos ahí, al rato incluso, para que  cuando la putilla de la webcam lo haya calentado y puesto a tono termine llamandonos a nosotras para que hagamos el trabajo duro. Así que ya sabeis queridos, menos miedos, más cultura tecnóligica, más aprender a usar internet y más sexo virtual, cuando este se os quede cortito siempre podreis llamarnos a nosotras, que también vamos a domicilio y… sin pantallita por el medio.

  • COMPARTIR
10 Comentarios