Se protege de la corrida con las gafas de su abuelo

100%

Corrida epica 01 Corrida epica 02

Cuando la tía se pone unas gafas nada más que para el momento de la corrida, algo gordo se avecina. Y es de imaginar que lo que se viene encima es una corrida impresionante, una eyaculación de las gordas, escupiendo litros y litros de leche por la polla, que no tienen cabida en el interior.

A punto de reventar, es la única forma de definir el estado en el que se encontraba la polla de este hombre. Por otro lado, es lo más normal, después de ver cómo la jovencita le ha estado mamando el rabo durante semejante cantidad de tiempo.

Con esa forma de chupar una polla, es normal que lo que se avecine sea una corrida épica, en el que la tía, viéndoselo venir, se ponga las gafas de su abuelo para al menos, proteger sus ojos del ácido que segrega el semen en la eyaculación.

Y aún así, todo su pelo y el resto de cara quedan recubiertos de lefa durante los largos segundos que dura la corrida.

0 Comentarios