Videos porno Relatos de ZoofiliaTodos Fotos Videos

  • Me desvirge con el gato Relato

    Todo comenzó un día que dejé comida en la mesa yo hasta esos momentos no sabia que un gato andaba por la andadas, yo al otro día desperté y encontré el dicho alimento tirado no sabia que había pasado así que lo levante y lo tire. Al otro día volvieron...

  • Violado por mi perro Relato XXX

    Yo estaba viendo que un familiar mío ve esta página así que me puse a leerla y ya la he leído muchas veces y está muy padre y nadie sabe que yo la leo. Me gusta leer pero no soy un nerd, es que estan padres las historias de aquí. Lo que quería decirles...

Pag. 1 de 11

Si hay algo que tienen en común todos los relatos eróticos, es que todos son con personas, con seres humanos, pero ¿qué pasaría si no tuviera que ser así? Solo para los gustos de aquellos que son los más cachondos y pervertidos, están los relatos con animales, es decir aquellos relatos en donde a un tío o una guarra, se los follan o follan a un animal. Se conocen como relatos de zoofilia. De verdad estos relatos muchas veces pueden ser lo más cerdos y pervertidos de todos.
Siempre involucran un sexo muy rudo y rápido, en donde por ejemplo, una mujer tiene una experiencia nueva con un animal. A estas guarras en las historias siempre se les presentará este animal al cual por una razón u otra querrán tendrán sexo con él, quizás por el anormal tamaño o forma de su polla, y el solo verla le hace agua la boca y quiere tenerla muy dentro suyo. Entre los muchos ejemplos que pueden existir para estos relatos con animales, son los caballos, yeguas, cerdos, vacas, toros, asnos, burros, y otros; que tan solo por el tamaño de sus pollas o como se ven por atrás harán que estas personas que son unas guarras totales, quieran tener sexo desenfrenado con un animal.
Entre los varios relatos, muchos incluyen eyaculaciones increíble, en donde hay litros y litros d leche que llenan a una guarra totalmente mientras hinchan todo su abdomen y la hacen venir sin parar, para luego incluso llegar a saborearla. O También relatos de un tío que se quiere follar a la yegua más grande y preciada del rancho.
Entre tantos relatos de animales, de igual manera hay algo que siempre persiste, y es lo guarros que pueden llegar a ser, así sea porque los personajes lo son o lo muy gráficos que pueden llegar a ser.