Porno hardcore: El Bello y La Bestia

100%

negros follando, ella negra y gorda como una vaca

Es él. Él es el negro de mis fantasías, con el que sueño, con el que me masturbo y con el que me corro cuando ya no puedo reprimir más mis ganas de explotar, al igual que vuestros granos pajeros de la frente purulentos de pus.

Está para hacerle de todo. Menos plancharle la ropa y tirarle algo en un plato para que coma, le mamaría la polla cada noche, cada madrugada, cada mañana, cada tarde y entre comidas. Me lo follaría en todas las posturas que constan en mi Kamasutra particular. Le ofrecería todos mis agujeros faltos de hidratación en cada momento. Que su lefa fuese mi alimento y sus gemidos mi oración y mi religión.

Pero, maldita sea la conguita mórbida de la concha de su hermana. ¡Puta! Cada día, cada hora, cada minuto, cada segundo soñando con ese cuerpo de acero y esa polla de mármol, ¡y descubrir que esta es la maldita boluda, bola de sebo, que se lo folla y yo me chupo el dedo!

  • COMPARTIR
6 Comentarios