Las memorias de una puta vieja

0%

Putas viejas

Converso con una puta vieja, ya retirada hace años y que conocí porque alguien del oficio me la presentó hace un tiempo, me parece que es un poco de Derechas, bueno, igual mucho, llego a pensar que tipos como Franco o Pinochet son más de izquierdas que ella, y mucho más liberales, cuando le cuento lo que me piden ahora algunos hombres cuando acuden a follar conmigo su frase más bonita es “¡menuda panda de maricones!”

Después sigue: en mis tiempos venían a follar y era lo que había, pero es que no pedían esas guarradas y ni se nos ocurría sugerirlas ¿como te iba un hombre a pedir que le follases el culo con un cacharro de esos asquerosos que llevas en el bolso? (le enseñe uno enorme que a un cliente que tengo le gusta que le meta por el culo bien adentro), además en mis tiempos no había maricones como ahora, había alguno que otro que actuaban en los “cabaretes” hasta que algún borracho le rompía las muelas.

Ahora no valdría yo para el oficio -sigue contandome ella- con todos esos viciosos. Antes llegaban, pagaban, te abrias de piernas y en cosa de diez minutos cliente despachado, a por el siguiente, y nadie te pedía cosas raras porque llamabas al encargado y se iba para la calle con dos hostias bien dadas, por vicioso y por maricón.

-pero Tere, si iban de putas es porque les gustaba el vicio ¿no?

-si, pero el vicio sano, no esas guarrerías que me contais (está otra amiga mía con nosotras)

Lo más raro que nos pedían era que les chupasemos “eso” y les cobrabamos un suplemento y según a quien se lo chupabamos o no, que los hombres no se bañan mucho (vive como treinta años atrás, creo que sigue pensando que los hombres no se bañan mucho) y a algunos le olía que apestaba. Y una vez uno me pidió comerme lo mio -no para, se embaló- y le dejé pero no me gustaba, después me metió “eso” y me dio un beso y le di una hostia por guarro ¿como se le ocurre darme un beso después de comerme ahí? un cerdo, era un cerdo, te lo digo yo.

-Pues ahora -le digo- yo lo único que no les hago es darles el culo, pero me lo piden muchos y pagarían más, pero es que me duele demasiado, lo intenté pero no lo aguanto

Vieja puta

Se pone colorada y brama: ¡menuda banda de maricones! ¡si es que con esto de los maricones no se a donde vamos a ir a parar! ¡no hay más que vicio! ¡tenía que volver Franco! esto -me dice bajando la voz mientras me palmea cariñosamente la mano- lo arreglaba Franco con una docena de guardias civiles de los de antes, que aquí lo que hace falta es una buena mano de hostias, te lo digo yo. Y vosotras, hijitas, no le deis lo de atrás a nadie, que os pueden hacer daño o pegaros alguna enfermedad.

-¿a ti te pegaron alguna Tere? pregunta mi amiga

Y ella baja un poco la cabeza, como avergonzada, y cuenta bajito: no se cuantas gonorreas pillé, y una vez la sífilis, y las ladillas eran la historia de nunca acabar, cuando te quitabas unas de allí a unos días aparecían otras, los hombres son muy guarros hija, muy guarros muy guarros

-¿no usabais condones?

¡Que vaaaaaaa! -dice alargando infinitamente la A- con algunos hombres raritos a veces, pero porque los traían ellos y querían ponerselos.

-pero entonces a veces… os quedariais embarazadas

A veces pasaba con alguna, conmigo pasó una vez, pero había una abortera muy buena que te lo sacaba por un dinerillo, pero después ya vino la píldora y no nos quedabamos embarazadas, fue muy bueno eso de la pildora, ahora creo que la hay hasta para el día después y todo ¡hay que ver lo que avanza el mundo!

Se despide de nosotras, tiene que irse a no se que cosa y llegará tarde, pero antes de irse se acerca a nosotras en plan confidente y confiesa: mira, lo del culo, no dejeis que os la metan por ahí, que son muy guarros y muy maricones, yo una vez necesitaba dinero y un cliente me lo propuso, hice de tripas corazón, le pedí más dinero y aceptó, así que me la metió y aguanté llorando mientras me lo hacía, porque una sería puta pero tenía palabra, así que aguanté, me lo dejó sangrando y dañado unos cuantos días, y aún es hoy, que a veces, cuando me siento, me duele horrores.

-¿nunca fuiste al médico?

-¡estás loca! ¿como vas a ir al médico y decirle que te dieron por ahí? ¿qué pensará de ti? Mira, no está mal pensado eso de que les metais vosotras esos cacharros a ellos por ahí, que vayan ellos al médico a ver que les dice

Follandole el culo a un tío con un strapon

No la juzgueis con lo que sabemos (y disfrutamos ahora) no es una mala mujer, solo que no aprendió más y vivió otro tiempo

  • COMPARTIR
4 Comentarios