Hay gente que les da la mano y te agarran el brazo

100%

Enfermera cachonda

A veces tengo la sensación de que Holanda es un lugar de experimentación social, no se, es como si los polí­ticos de todo el mundo se pusiesen de acuerdo en que ha de haber un lugar donde se ensayen políticas sociales y por diversas razones eligiesen a Holanda para hacerlo, es que si no es así ¿por qué se dan en ese paí­s leyes que no están en vigor en casi ningún otro lugar más? Ah, si, la prostitución es legal desde hace poco tiempo para acá en Alemania pero tras ser legal muchos años en Holanda, que es su paí­s vecino.

Pero no es a eso a lo que yo voy, que a mi me importa bien poco lo que hagan o dejen de hacer esos mangantes a los que pagamos por hacer las cosas peor que mal. A lo que voy es que en ese lugar, cuantas más libertades le dan a la gente más se toman, y además a la brava. Hay coffee shops, que son esas cafeterías donde te puedes comprar un paquetito de porros Love Joint y fumartelos allí mismo, y aun así, en cuanto sales a la calle no faltarían un ciento de personajes en tu paseo por las zonas más céntricas ofreciendote todo tipo de drogas habidas y por haber que trapichean in situ con pasmosa normalidad.Y no, tampoco tengo nada contra la droga, es más me importa poco la lucha contra ella o su legalización. Me parece estúpido no legalizarla cuando realmente se encuentra en cualquier esquina y a la vez es tan sencillo luchar contra ella que solo hace falta no drogarse y yo no me drogo, así que allá se las entiendan.

Pero hay una cosa que si me molesta: la falta de respeto. Y otra más aún: que tomen por puta a la que no es y que pretendan pagarle por tener sexo con ella ¿para qué diablos estamos las profesionales de la prostitución? nosotras hemos elegido mancillarnos (heroicamente) per secula seculorum, pero hasta la fecha la condición tácita era que los hombres tuviesen al resto de mujeres por decentes y como a tales las tratasen (veis ¿somos heroicas o no?).

Resulta que diversas ciudades holandesas tienen sus “barrios rojos” llenitos a rebosar de putas en escaparates, además de muchas compañeras de oficio que trabajan desde sus casas o en ellas vía anuncios en prensa, Internet o incluso anunciandose en las cabinas de teléfonos, y todas son legales, con su alta en la seguridad social holandesa, cotizando impuestos, etc. etc. etc. El cliente para nada está penalizado o perseguido y la sociedad holandesa es en general bastante tolerante con las lumis, o sea, que un tí­o en ese paí­s tiene facilí­simo contratar una puta, especializada en lo que él desee, y que le haga todo tipo de servicios. Y direis muchos de vosotros ¡caray, que bien! ¡qué maravilla! (muchos otros direis ¿que mierdas nos está contando esta tía? eso ya lo sabemos).

Pues no, se ve que a algunos holandeses no les parece tan maravilloso tener un acceso tan fácil a una prostituta y quieren rizar el rizo, el más difícil todaví­a.

enfermera

Otra de las virtudes de ese país es que el servicio sanitario funciona muy bien, tan bien que según lo que tengas no tienes que desplazarte al consultorio médico de turno, te envían, de ser necesario, una enfermera a casa para que te atienda, te ponga una inyección o te practique las curas y cuidados necesarios según tu lesión.

Y hombre, desde hace mucho tiempo es sabido que a muchos tí­os las enfermeras les aligeran el morbo, pero una cosa es la fantasí­a y otra la realidad.

Resulta que hay muchos hombres, que cuando la enfermera acude a atenderlos ellos exigen algo más, y no precisamente cuidados médicos, directamente quieren sexo con ellas, y no, no lo piden ni tan siquiera por favor, algunos se ve que piensan que entre las obligaciones de estas mujeres está la de aliviarles los bajos.

Y alguno dirá que algo así­ no es posible, que sucederá alguna que otra vez con tipos un poco gilipollas, que quereis que os diga, en un paí­s donde hace un tiempo se juntaron unos cuantos y montaron un partido político (los muy hijos de perra) en el reivindicaban que la pederastí­a fuese legal puede pasar de todo ¿o no?

Pues esto que os cuento con las enfermeras pasa, y pasa tanto que las enfermeras están hasta la cofia de que les pidan este tipo de trabajos sexuales, pero es que además ciertos jefes dan la razón a estos pacientes y a una chica la despidieron alegando incapacidad en su trabajo al quejarse algunos pacientes de que esta no atendí­a sus requerimientos sexuales.

enfermeras holanda

Y como cada vez hay más pacientes que piden este tipo de servicios el sindicato NU’91 ha gritado ¡Basta ya! y ha comenzado una campaña explicando al pueblo (que ya tiene narices) que ellas no son putas.

Y ya puestos, digo yo, podría el magnánimo gobierno holandés, tan permisivo (cosa que me agrada mucho) pensar en combatir esto con verdaderas profesionales de la putería. O sea, nosotras las putas pagadas por el estado para atender, después de las enfermeras, a los pacientes con esas necesidades sexuales tan urgentes.

Sería sencillo, se crea un “Colegio Oficial de Putas”, las putas colegiadas adscritas a un “turno de oficio” (tal y como los abogados) y las enfermeras con el teléfono de la centralita del “Colegio Oficial de Putas”.

-Hola buenas, soy la enfermera de fulanito de tal y vengo de estar con él y lo dejé burro, burro, burro, con una tienda de campaña increible y la polla que le va a estallar.

-Vale, dinos la dirección, enseguida le enviamos a una chica que lo alivie.

Todo sea por la salud ¿o no?

enfermera puta

  • COMPARTIR
4 Comentarios