Indhira de Gran Hermano tiene más razón que un santo

0%

Indhira Gran Hermano 11

Para los de afuera de España que no sepais quien es Indhira (si eres o vives en España y dices que no conoces a Indhira mientes cual bellaco) os pongo en antecedentes. Es la chica de la foto de arriba, y sus grandes logros en esta vida se resumen en tres: ser guapita, participar en Gran Hermano 11 e hincharse a follar dentro de la casa con un tío que está muy cachondo y que se llama Arturo.

Y ya veis, a mi Indhira ni fu ni fa, me da igual, una más de tantas famosillas creadas ad hoc para alimentar la voracidad de los programas de entretenimiento, sin mayor talento que los mentados y a la que dentro de unos años nadie recordará salvo cuatro fans con el seso sorbido por sus encantos. Pero eso si, hay cosas en las que tiene razón y hay que darsela.

Indhira Arturo y Melania

Vamos a ver, Indhira, dentro de la casa de Guadalix de la Sierra, folló todo lo que pudo y un poco más con el tal Arturo (ambos juntitos en la imagen superior en compañia de melania, otra de las concursantes), además follaba bien, cortandose lo justo (edredoning le llaman a eso) pero poniendo toda la carne en el asador, se le notaba a leguas que era una chica muy ardiente, pasional, a la que le encantaba disfrutar del sexo sin cortapisas, eso si, la mataban los celos que sentía de todas las demás que se acercasen a su Arturito, tanto es así que en cierto modo y por culpa de esos celos fue expulsada de Gran Hermano 11.

Arturo era tres cuartos de lo mismo, un folla hembras de marca mayor que además, posiblemente, lo hiciese muy bien, de ahí las alegrias que se llevaba Indhira en esos placenteros ratos de “edredoning”, parece ser que tenía una buena polla (delfín le llamaron a su pito y todo) y además sabía como moverla. Eso si, la pobre de Indhira quería ver a un Arturo comprometido con ella y… el bueno de Arturito se dejaba querer por cualquiera que se le pusiese a tiro, tanto se dejaba querer que si terciaba les hacía carantoñas delante de su pobre enamorada y no se las follaba pues… no se porqué. Total -y esto lo digo para los que nos leeis desde otros paises- todo terminó como el Rosario de la Aurora: Indhira atacando a Carol que le hacía ojitos a Arturo, Arturo pasando de todo mientras su Indi le tiraba el vaso de agua a la otra y en cuanto la echaron se folló bien folladita a Tatiana, la rusa bajita pero pizpireta. En la foto de abajo podeis ver el momento de la pelea: Carol es la morenita con aire triunfante, Indhira está de espaldas a punto de lanzarle el agua y Tatiana, que terminó follando con Arturo, separándolas:

Pelea Indhira

Total, que después de todo esto aún en conversaciones más o menos jocosas, pero con un transfondo del actual pensamiento de la sociedad evidente, escucho hablar de esta parejita, y lo que suele escucharse, resumiendolo, es que Indhira es puta y Arturo es un supermacho de cuidado.

Y no es que sea cosa solo de la sociedad en general, imbuida por el colectivismo y el tiro la piedra y escondo la mano, no, esto también se ve en los programas de televisión donde participan estos chicos, cuando va ella a un programa de Tv. le falta nada y menos a los periodistas, sean hombres o mujeres, para ponerla de puta para arriba y como quiera que sea la pobre Indhira casi siempre termina como disculpandose por haber disfrutado de su sexualidad.

A Arturo también lo ponen a caer de un burro pero, es en plan más divertido… raramente le llaman cabronazo con pintas, que para muchas personas lo fue, como mucho golfo simpaticote y para de contar, y si alguna periodista (los hombres casi nunca) le canta las cuarenta y unas pocas más él, sobrado, sonríe con malicia y seguro que piensa algo como “sufre puta, vieja podrida, que a ti no te voy a follar y lo estás deseando”. Tanto es así que ahora, según cuenta Indhira en su blog, se dedica a firmar autografos en los bolos que hace por ahí con su coletilla particular: “PITO DURO”

O sea, para él (y para mucha gente) “pito duro” es algo bueno, agradable, lo más in del momento, el más macho. Imaginad por un momento que Indhira (o cualquier otra gran hermana) fuese por ahí firmando autógrafos como “chocho loco” o “coño alegre” o “vagina caliente” o cualquier otra cosa que podais imaginar ¿qué dirian de ella? no me refiero ya a los periodistas que los crean y los hunden ¿qué pensarían de ella los destinatarios de ese autógrafo? no quiero ni imaginarme como la pondrían, ya no de vuelta y media, le darían diez vueltas, tres cuartos y a la basura.

¿Cincuenta mil años de evolución humana y seguimos pensando que si la chica folla es puta y si lo hace el chico es un machote que merece una medalla? Lo peor de esto es que somos las propias mujeres las peores para nosotras, somos las que más decimos eso de “date a valer” “hazte respetar” como si por echar un buen polvazo perdiesemos valía o perdiesemos automáticamente el respeto de nuestros semejantes, cierto es que somos malas para nosotras mismas pero… me da que no es más que mera autodefensa, todas sabemos que si vamos por ahí follando alegremente y por el simple hecho de pasarlo bien (¡como si hubiese otro motivo!) seremos etiquetadas de putas, así que muchas, quizás sin saberlo ni mala intención, tratan de defender su buen nombre haciendo que otras lo hagan contra su voluntad, protegiendo así al colectivo de mujeres, pero ¿quienes son los que nos etiquetan de putas si follamos más de la cuenta?

Indhira de Gran Hermano 11

Si queridos, sois vosotros, los varones, los machos que deseais follaros a todos los coños que podeis, y sin embargo, no se si os dais cuenta, tirais piedras contra vuestro propio tejado, quereis follar mucho y a ser posible con variedad, sin embargo si nosotras lo hacemos nos llamais putas ¿como quereis entonces que follemos con alegría y de forma desinhibida?

Y nosotras, las chicas, a ver si vamos tomando nota, que en esto Indhira tiene mucha razón. Tenemos derecho a disfrutar de nuestra sexualidad, cuando, donde y con quien nos de la gana, y si nos llaman putas, tened esto presente, es porque los hombres que nos lo llaman no están follando en ese momento con nosotras, porque si así fuese… seríamos unas santas ¿o no? ya sabeis… todas somos putas menos… sus madres.

A ver si vamos dejando de pensar en el “que dirán” que eso no es más que una bota que un buen día nos pusieron en el cuello y somos nosotras quienes tenemos que apartarla. Si ellos presumen de “pito duro” y de ser unos “machotes” es porque nosotras les concedemos el favor de ponérselo así y hacer que se sientan así, entonces ¿de que tenemos que avergonzarnos?

¡A follar que son dos días! y ya llevamos uno y medio, el tiempo pasa pronto y con él las ganas.

  • COMPARTIR
5 Comentarios