Gracias señor ministro

0%

actividad sexual

Voy casi a diario a cierta frutería, en ella hay un cartelito publicitario que reza “Cinco frutas al día por lo menos”, después en letra pequeña te desglosan las bondades de comer cinco frutas al día. Que no digo yo que no tenga muchas bondades tantísima fruta que ya sabemos que mala no es para nada (además, le da buen sabor al semen y a los fluidos vaginales según dicen).

Claro que todo dependerá de que tipo de frutas comas, comerse cinco melones al día o cinco sandías no se yo si será muy saludable, y si comes cinco manzanas a lo mejor resulta aburrido. En todo caso siempre me pareció un poquito exagerado eso de cinco frutas al día, da y mucho la sensación de que la campaña está pensada para vender más fruta, nada que objetar, comer fruta no hace daño y si hay quien siga esa norma y los productores venden más de maravilla.

Si hablamos de productos “vendibles” siempre hay esa sospecha: publicidad para que ellos vendan más. Como cuando hacen en alguna revista aparece el típico artículo sobre las bondades salutíferas del vino o de la cerveza. Hasta justificaciones médicas te ponen del asunto, después, tu vas y hablas con cualquier médico serio y te explicará que JAMÁS el alcohol, en forma alguna, es beneficioso para nada, lo bueno es el agua y para de contar. Al artículo de marras le delata la intención lo que hay en las siguientes páginas: publicidad de una buena bodega vinícola o de alguna marca puntera de cerveza.

Pero ¿y si alguien dice “haga usted cinco veces tal cosa al día que es sanísimo” y esa tal cosa es, en principio gratis? ahí se puede decir que a ese alguien no lo mueven intereses expureos ¿verdad? incluso podemos llegar a pensar que hasta hay estudios científicos que avalan esa afirmación o que quien la hace se interesa verdaderamente por el interés público.

Si además, antes de realizarla, explica que la gente lleva una vida muy sedentaria y que tal cosa incide en la tensión arterial, males del corazón, etc. y después la recomienda no nos cabe duda, es algo por nuestro bien y que deberíamos de poner en práctica cuanto antes.

Y eso fue lo que hizo un ministro de Brasil llamado Gomes Temporao, tras algunos estudios realizados por el gobierno de aquel país descubrieron que males como lo citados en el párrafo anterior estaban siendo demasiado habituales entre la población, incluso entre la gente joven, así que ni corto ni perezoso alertó a la población advirtiéndoles que no sirve pasarse sentados toda la semana y echar un partidillo el domingo para decir que una persona es activa, que hay que moverse más y con más frecuencia.

Y el hombre, conocedor (como lo es cualquiera) de las pocas ganas que el esfuerzo físico desmesurado genera entre el común de los mortales tuvo una gran idea: recomendar sexo ¡Cinco veces al día! ¡por lo menos!

Y a poco que leamos nos daremos cuenta de que ciertamente el sexo es altamente beneficioso para la salud, tanto física como psíquica de las personas, de hecho, cuando vemos por ahí a un mala sangre no tardamos mucho en pensar que es un “mal follao” ¿cierto o no?

actividad sexual

Pero no se yo si el Sr. Ministro habrá exagerado un poquito en su deseo de tener en su país una población sana y alegre ¿no os parecen muchas veces cinco al día y todos los días? A mi si, y es que una, por oficio, suele follar varias veces al día (ahora algo menos, que la crisis también se nota en la putería), a veces incluso más de cinco veces, y la verdad, no me noto yo mucho más sana que otras chicas que conozco, me encuentro muy normalita, y es más, cuando tengo días de mucho follar termino realmente cansada, y según con quien toque hasta dolorida en algunos sitios, así que no se yo si el ministro brasileño tendrá razón.

Claro que a lo mejor la cosa tiene su mensaje subliminal y el ministro pensó en nosotras, en las putas, quizás se dijo así mismo que con esto de la crisis no nos va todo lo bien que quisiéramos y decidió echarnos una manita con este subterfugio. Porque vamos, me imagino yo que el ministro sabrá de sobra que en pareja, eso de echar cinco al día todos los días es casi imposible ¿alguno o alguna los aguantaría? es más ¿hay algún lector/a que eche cinco o más diarios? entonces, si alguien decide seguir el consejo, y sobre todo si es hombre, es más que probable que muchos días a partir del segundo tenga que recurrir al sexo de pago, si hay algún caso en el que ambos de la pareja sigan el útil consejo lo tienen bien, ya se compenetran entre ellos, así que no hay problema.

Así que por mi parte solo queda agradecer al ministro su consejo, supongo que las “garotas de programa” (así llaman allí a las putas en fino) habrán visto aumentar ligeramente su clientela (aquí no se nota, aunque yo procuro difundir el consejo de ésta autoridad todo lo que puedo), pero no se, de un ministro una espera cosas serias (¿pido mucho?) y no tonterías. Oiga diga usted que el sexo es sano, que lo es, pero no diga bobadas que, salvo excepciones, nadie va a cumplir, más que nada porque hasta puede crear problemas ¿os imaginais un matrimonio de gente un tanto ignorante y que él quiera seguir el consejo y ella no? imaginadlo al contrario si quereis, que a lo mejor aún es peor ¿sabeis el chiste de “canta puta canta”? la mayoría puede que no, así que me voy a tomar la licencia de contaroslo, a lo mejor a algunos os hace gracia:

Un tipo, flacucho y esmirriado, quiere matar a su mujer sin que la policía tan siquiera sospeche de que fue él, el esmirriado tiene un amigo médico y tantea el asunto preguntándole si hay algún método para matar a una mujer sin que se entere la policía. El médico, por descojonarse, le dice “claro hombre, le echas cinco polvos al día durante dos semanas y la tía palma”.

Total, que el hombrecillo se pone a la faena de echarle cinco polvos al día a su señora, y cada día se va agotando más, enflaquece, le faltan fuerzas, está cansado, con falta de sueño y cada día estos problemas para él van en aumento, mientras, su esposa, cada día anda por la casa a sus labores con más alegría.

actividad sexual

Cuando faltan dos días para que se cumplan los quince de folleteo, el hombrecito está subiendo las escaleras a su hogar, agarrándose al pasamanos, demacrado, casi sin fuerzas, elevar el pie a cada peldaño le cuesta una eternindad, va casi muerto, y cuando se va acercando escucha en el interior de la vivienda a su esposa cantando, algre y feliz “Soooooy la reina de los maaaaares…” y el hombre, poniendo cara de malo malisimo y vengativo piensa para si “¡Canta puta canta, que te quedan dos días!”

En fin, en vuestras manos dejo la decisión, podeis hacerle caso al ministro sandunguero y sus consejos o al chiste (me da que encierra más sabiduría el segundo), que creo que es bastante aleccionador, me da que nada en exceso es saludable. Pero ya sabeis, si alguno desea seguir el consejo de “Cinco polvos al día por lo menos” y no tiene con quien, pues nada, aquí estamos las putas para serviros, que la salud es lo primero. Si, ya se que cuesta caro pero ¿no vale más vuestra salud? Además, ya puestos, se puede reivindicar que el gasto lo cubra la Seguridad Social o, que nos ponga a nosotras en plantilla como funcionarias para dar el tratamiento adecuado a los pacientes más sedentarios.

  • COMPARTIR
4 Comentarios