Cómo suelen ser los vídeos porno amateurs

100%

pareja amateur follando en el apartamento

¿Qué es lo que más te llama la atención de un vídeo amateur? ¿En qué te fijas? ¿En la naturalidad de las personas? ¿En el entorno? ¿En el placer? ¿En la forma de los genitales? ¿En el coño? ¿En el grosor de la polla? ¿En los calcetines?

Un vídeo porno amateur se caracteriza por lo natural de sus protagonistas a la hora de follar, de mostrar los genitales en primer plano ante la cámara con el fin de excitarse ellos mismos y al espectador. 

En un vídeo casero, generalmente no se cuidan mucho los detalles de la decoración. Suelen ser en habitaciones de cualquier manera, desordenadas, con portafotos de la familia de fondo en los peores casos, o en la cocina con el bote de Fairy en segundo plano.

Lo más importante es que es placer real, que los protagonistas no fingen sus sensaciones, sus orgasmos, hacen lo que les apetece en cada momento, según lo sienten, y se corren en el momento que consideran.

Pero claro, aunque toda esta naturalidad nos encanté, siempre hay un límite para no cortar el rollo. Y ya no me refiero a quitarse los calcetines, pero sí a no grabarse en un cuchitril lleno de mierda, tercermundista, o con una cocina lamentable de fondo.

Aún así, os gustaría este vídeo de la joven amazona cabalgando a su chico en el loft de las 3.000 viviendas de Sevilla.

  • COMPARTIR
0 Comentarios