Un polvete en casa de la abuela 01 Un polvete en casa de la abuela 02

Lo típico. Las 5:00 de la mañana y tu novio te llama porque su abuela está de viaje con el IMSERSO y le apetece echar un polvo en su casa. Tú, caliente como una perra, teniendo que madrugar y a punto de bajarte la regla, arriesgas la vida y la decencia y vas sin pensarlo.

Y nada, allí te encuentras con una casa típica de vieja, con las sillas de hace 40 años, portafotos por todas partes con toda la familia, vitrinas de anticuario y la cama declarada siniestro total. Así que decidís echar un polvo en el suelo, sobre la alfombra de oveja persa. 

Él se tumba bocarriba y tú te clavas en su polla hasta que el glande roza tu útero. Te frotas el chocho con todo dentro, cabalgas, subes, bajas, se lo empapas todo hasta que ambos estáis a puntos de correros y es él quien toma las riendas del polvo poniéndose encima y eyaculando dentro.

A ponerse otra vez las bragas y a casa de nuevo para dormir media hora, ducharse y acudir al trabajo.