Tienen 18 años y es la primera vez que van a follar delante de una cámara por dinero. La parejita está en la habitación de un hotel y lo tienen muy claro a pesar de su juventud, el dinero rápido y fácil es muy tentador.

Están excitados y nerviosos a la vez. Les encanta el sexo y follan a diario pero esta vez no saben quien podría ver el video después de hacerlo, quizás amigos, compañeros de estudios, familia… quien sabe.

Ella es guapísima y tiene un cuerpo perfecto, delgada con unas tetas no muy grandes pero igualmente alucinantes. A pesar de su inexperiencia se mueve como pez en el agua y mira a la cámara como una auténtica cerdilla.

El único “pero” que le podemos sacar es que parece que no quiere que le salpique ni una sóla gota de la corrida en la cara o en su pelo. Inclina la cabeza hacia atrás y deja que toda la lefa corra por sus pechos