Sexo anal con una negraCuando un tío tiene la orden de rodaje por el director de dar fuertemente a una tía por el culo, ya puede ser negra y tener el ojete más grande del mundo que el sado y el dolor va a ser el mismo.

Aún teniendo más dilatación, al sexo anal sigue doliendo, menos, eso sí, que si se tratase de una jovencita colegiala a la que nunca han desvirgado por detrás.