Masajeando las tetas con aceite Una jovencita muy inocente decide acudir a darse un masaje porque tiene problemas de espalda y se lo ha recomendado el doctor, pero no sabe que se va a llevar una sorpresa. Cuando llega el masajista le pide que se desnude de cintura para arriba y poco a poco va a aprovechándose de ella hasta que se la folla.

Ella es tímida y le cuesta decir que no así que al principio deja que le toque por vergüenza pero luego poco a poco le va gustando y finalmente se traga toda su corrida con muchas ganas.