El video de hoy es una apuesta un poco más arriesgada de lo normal porque no se si le va a gustar a todo el mundo. Por un lado tenemos a una chica tetona que apenas enseña la cara y por otro lado a su novio abierto de patas delante de la cámara enseñándonos todo el ojete.

Si este último detalle no os distrae y os corta el rollo, disfrutaréis de la paja que hace la chica porque trabaja la polla como un alfarero la arcilla, con las 2 manos y con un ritmo frenético y artesanal.

No hay que pasar por alto el detalle del dedito en el culo para estimular el punto G masculino que introduce en varias ocasiones para darle más placer a su pareja.